Concepto Coworking

En algunos lugares, en algunas organizaciones, trabajar es divertido y motivante; en otras, resulta aburrido y sofocante, incluso difícil, y son sólo lugares donde uno se gana la vida. La diferencia depende casi totalmente de cómo se tratan mutuamente las personas que trabajan en ella. Por cierto, “divertido” es lo contrario de “aburrido”, no otra cosa. Y hacer las cosas “divertidas” implica actuar de manera plural, abierta, participativa e imparcial. Algo así es lo que ocurre en los espacios de co-working: te abres y se abren.

Plural

Si uno piensa que su organización debe fomentar y mantener un capital humano diverso, y valorar las cualidades singulares que las personas aportan a la organización, contará con un grupo variopinto de profesionales, con diversidad de sexo, raza, estilo de trabajo, bagaje cultural, personalidad, etc., y a todos se les animará a expresar su propio estilo a la hora de desempeñar su actividad. Si uno contrata a personas muy parecidas, o bien espera que las personas acaten sin rechistar las tradiciones y normas establecidas, o el hecho de ser considerado “diferente” puede ser peligroso para el desempeño y la trayectoria profesional.

Abierta

Si cuentas con mantener informadas a las personas acerca de los problemas y oportunidades que afrontan, estarás demostrando confianza en quienes deben desempeñar un papel a la hora de superar los retos que se les presentan.

Ahora bien, si solamente comunicas a la gente lo estrictamente indispensable para desempeñar su trabajo o para convivir sin rozarse, no cuentes con ellos para el desarrollo de planes a largo plazo.

Participativa

Ocurre cuando las personas sienten que se les escucha y se les anima a desafiar el statu quo, cuando cualquiera puede proponer nuevos enfoques, consciente de que sus sugerencias serán respetadas y cuidadosamente analizadas. Si no hay participación a la hora de planificar y tomar decisiones importantes, la gente estará ahí únicamente para desempeñar las tareas que se les asignen. No pidas a los “doers” que se comporten como “thinkers” cuando a ti te venga bien.

Imparcial

Si el reconocimiento, las recompensas o las oportunidades se apoyan en el talento, las destrezas y las contribuciones, será evidente que las personas que “están al mando” se han ganado sus puestos. Para eso, el análisis del desempeño tiene que ser imparcial, claro y honrado. Cuando el talento demostrado en el trabajo y las propias contribuciones importan menos que quién se es y a quién se conoce …, es que el favoritismo y el politiqueo pesa más que el mérito. No hace falta decir más.

“Take care of the sense and the sounds will take care of themselves” (Lewis Carroll)

Top
Integra Coworking