La suerte es predecible

Estar atento y alerta. La realidad profesional “fluye” y nos exige planificar nuestro trabajo con claridad, creatividad y competencia. La intuición funciona con una precisión increíble cuando uno está atento a los mensajes del mercado y alerta a las interconexiones entre datos y circunstancias. Las ideas brillantes aparecen donde uno las siembra.

Tener sentido de la urgencia. Se trata de un impulso interior que nos impele a realizar nuestras tareas con tensión y rapidez, una impaciencia que te motiva para seguir hacia adelante, corriendo contra uno mismo.

Empezar a andar. Alerta y con sentido de la urgencia, uno prefiere dar pasos de acción antes que pasarse el día hablando acerca de lo que se va a hacer. Entonces uno se concentra en cosas que se pueden hacer “inmediatamente”, que se pueden hacer bien y que ofrecerán resultados alineados con los objetivos.

La acción es un ejercicio práctico. Comienza por la tarea más relevante a la que te enfrentes y ponte a ello sin dilación. No lo pienses. Muévete deprisa. no eche raíces.

Top
Integra Coworking